Una relación es frecuencia.

Artículo publicado el domingo, 23 de Noviembre de 2014 en ElPeriódico.com

risto23-11-14

Il·lustració de Leonard Beard

“Una relación es frecuencia. La frecuencia con la que hacéis cosas juntos. La frecuencia con la que no hacéis cosas por separado. La frecuencia con la que os veis y os dejáis ver. La frecuencia con la que os echáis de menos. La frecuencia con la que os estáis de más. La frecuencia con la que sentís. Con la que os reís. Y con la que lloráis, también. La frecuencia de vuestros planes. La frecuencia de vuestros recuerdos. La frecuencia de las benditas discusiones y de las malditas reconciliaciones. Frecuencias y más frecuencias. Frecuencia con la que os acostáis. Frecuencia con la que os abrís los ojos. O la cabeza. O el corazón. Frecuencia con la que os apartáis estando juntos y con la que os unís desde la distancia. Qué fácil se olvida uno de la frecuencia con que se hacen las cosas. Qué pronto se nos pudren y se tornan rutinas. Y qué fácil es olvidarse de que si no hay frecuencia, ni hay relación ni hay nada, pues puede que aún se sea, pero desde luego que ya no se está.

Un hábito es una frecuencia que nos gusta. Y un vicio es una frecuencia que nos hace mal. Cuántas relaciones que son hábito las mantenemos simplemente por vicio. Y cuántos vicios habituales acaban siendo un mero problema relacional.

Mi primera frecuencia en importancia fue, sigue siendo, y siempre será el error. Como le dije hace poco a alguien a quien aprecio, en esta vida encontrarás básicamente dos tipos de personas: la mala gente y los torpes. No hay punto medio, o vas a mala fe, o seguramente serás de los que se equivocan. Frecuentemente, sí. Por eso, hablar de frecuencias es hablar de distorsiones, de errores y de meteduras de pata. Dos veces en la misma piedra. Dos piedras de vez en vez.

Porque una vez es un punto, no tiene dirección en el espacio. Dos puntos, en cambio, marcan una línea recta. Y tres ya definen un plano. En cuanto existe más de un punto, ya intuimos un patrón. Una frecuencia. Y todo lo que se salga de ese tempo, es lo que acabamos llamando equivocadamente error.

Y hablando de errores. No hay mayor fallo que confundir frecuencias que se parecen mucho en apariencia, y sólo en apariencia. Por ejemplo, la frecuencia con la que se habla, que no tiene nada que ver con la frecuencia con la que se comunica. Porque hablar no es comunicarse. A que parece obvio. Pues no lo es. Uno puede hablarse todos los días y no decirse nada. Repasar la agenda como quien recita el listín telefónico y dejar congelado el sentimiento de hoy, por si lo recaliento precocinado para otro día. Hablar es sólo emitir. Comunicarse es preocuparse por que, además, te reciban. Y por supuesto, por la calidad de lo que se haya recibido. Y qué es la calidad sino la correspondencia entre lo que se estaba emitiendo y lo que se recibió.

Otro error básico muy pero que muy mío. Explicarme a mí mismo y a los míos por qué hago lo que hago y siempre del mismo modo. Distintas frecuencias, sí, pero siempre con la misma explicación. Y no. Así no funcionan las razones. Las razones son seres vivos. Mascotas emocionales que adoptamos tras cada acto llevado a cabo, y que desde el nacimiento mismo de nuestro recuerdo, se vienen a vivir con nosotros. Y las alimentamos, y maduran, y se desarrollan, y nos hacen compañía, y nos ayudan a estar mejor. Las razones son el mejor amigo del hombre y la más fiel amiga de la mujer. Un día, viendo la tele, te las miras por un momento y piensas cómo es posible que hayan crecido tanto, que ya no las reconozcas, con la poca cosa que eran cuando te las llevaste. Porque están vivas, y donde dijiste digo, dices Diego, y la verdad es que las dos suenan igual de bien y de adecuadas para el momento actual. No es que seas un puñetero incoherente, que también. Pero qué significa ser incoherente. Significa que tus razones crecieron y se fueron de casa. Y te dejaron solo otra vez. Las muy putas. Qué decepción.

Una relación es frecuencia. Cambia cualquier frecuencia y estarás cambiando la relación.

O mejor aún, cuida mucho tus frecuencias. Estarás cuidando tu relación.”

¿Quieres recibir artículos como éste en tu buzón de e-mail? Suscríbete a ristomejide.com.



Categorías:Artículo, Artículos, El Periódico de Catalunya, Ouyeah, Risto, Risto Mejide

Etiquetas:, , , , ,

14 respuestas

  1. Fantástico el artículo!
    Disfruto leyendo lo que escribes.
    En este último, como identifico a mi pareja, la frecuencia ,se perdió,se retomo, pero yo, en ella, tal como me decía mi psicóloga,encuentro a faltar la calidad del amor.
    Algo muy simple. pero para mi básico .
    Gracias por hacerme disfrutar unos pequeños momentos.

  2. ¡Mira el niño! Que escritos nos hace de situaciones frecuentes. Muchos unen la frecuencia a rutina y NOOOOO, eso, es un error. LA RUTINA no por favor, ES MORTAL. Frecuentemente se tiene que hacer las mismas situaciones, pero con distinto contenido y siempre llegar al mismo fin. Gracias por compartir con nosotros tu mente. Nos estas dando algo muy valioso, tu tiempo, tu genio y hasta puedo decirte que hasta tu amistad. De tanto seguirte, ya te considero alguien cercano a mí. Sigue así que lo estas haciendo muy bien.

  3. Como disfruto leyéndote, tipo duro y malo.
    Pero me temo, que detrás de ese tipo malo y duro, hay un corazón sensible que sufre, que con su forma de escribir desahoga todo lo que pudo ser y no fue.
    Grande Risto!

  4. Me encanta, y las razones que crecen como mascotas. Yo encuentro taras en las personas, y en mi misma. Y veo que todos tenemos diferentes taras y todas ellas emocionales. Dá igual que edad tengamos, también las alimentamos y las vamos fortaleciendo o volviendo pequeñas ademopatias, o ganglios.

    Enhorabuena.

    Pdrías escribir algo de las taras de las personas. Hombres de mas de cuarenta y mujeres que buscan a la desesperada conseguir una relación, una buada express, y un retoño inmediato.

    Atentamente, una admiradora

    Mar Otero

    Date: Mon, 24 Nov 2014 08:53:36 +0000 To: maroteror@hotmail.com

  5. ¿Con qué frecuencia Risto puede tener relaciones verdaderas (sean del tipo que sean)?
    ¿Con qué frecuencia deja de ser el tipo duro para ser el chico tímido?
    ¿Con qué frecuencia va a mala fe o se equivoca? (no deja de sorprenderme esa opinión suya acerca de los dos tipos de personas que existen para él)
    ¿Con qué frecuencia es el personaje o la persona?
    ¿Con qué frecuencia se siente odiado o amado?
    ¿Con qué frecuencia se relaja disfrutando de una copa de cava y se deja fluir?

    Enjoy Risto!! Y gracias por tu artículo!

  6. La frecuencia se puede convertir en monotonía, hay que saber buscar sub – frecuencias a la diversidad de la frecuencia principal. Conseguir hacer diferente lo mismo. Un saludo.

  7. Vaya y yo que entro buscando Urbrands piratiña y pierdo valiosos minutos de mi vida pensando que quizás habías escrito un artículo interesante. Me estoy repensando leerlo. Como tu libro me haga perder el exiguo tiempo que podría emplear para hacer aviones de papel y contemplar su vuelo mientras no pienso en nada… Creo que voy a ponerme una chupa de cuero y escuchar The Black Keys.

    P.D : Vaya panda de grouppies posteando en el blog…

  8. Eres maravilloso

  9. Simplemente espectacular

  10. ¡MUY BUEN ARTÍCULO! ME HA ENCANTADO, NO LO HABÍA LEÍDO, DE HECHO ME GUSTA MUCHO TU FORMA DE PENSAR Y ESCRIBIR.

  11. No quiero que se convierta en “frecuencia”
    O “rutinario”
    No.
    Quiero vivirlo intensamente, con certeza.
    Hoy el saber no encontrarte, y encontrarte por casualidad, me ha gustado, verte desde otro prisma, ese que no tengo, del que no soy dueño, desde el que te ven los demás, “ellos” privilegiados, de saber, de.verte así, en tu entorno, en fin.
    Esas gafas escondían lágrimas que no quiero que vean ellos, que no quiero que sepan, no quiero.
    Disfruta de estos días, yo lo intento con todas mis.fuerzas, esta “Luna Llena” de hoy me acompañará toda la noche.de trabajo, y espero que a ti, te calme, te acerque, te llene, te recuerde a mi.

    Verte, así.
    Me da la Vida.
    Me calma.

    Te Amo, Mi Luna Preferida.

    • ¡Como una loca buscaba un comentario tuyo que me diera paz… !¡gracias! ¡Está espectacular la Luna, y sonrío cada vez que la miro! Disfruta de estos días y dedícate tiempo..
      Me ha gustado encontrarte, el destino ha hecho que podamos despedirnos…
      No te olvides…de nada, ni de mi… ¡Y deja de meterte en mis sueños, mylove…! 😉

      • Por cierto, estabas preciosa, Guapa en Mayúsculas.
        Gracias q ti, por ser asi. TU.
        Estoy más cerca de lo que imaginas, no sólo en tus sueños…que por cierto, me muero de ganas de leerlos. 😘

  12. ¡¡¡Increíble!!!
    Me encanta.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: