CHESTER NO LIMITS – Introducci贸n

脡rase una vez un sue帽o.

Era un sue帽o… pues como suelen ser todos los sue帽os.

Inalcanzable. Ut贸pico. Dif铆cil tendiendo a imposible.

El sue帽o se paseaba todos los d铆as por delante de las frustraciones buscando su hueco.

Sab铆a que en alg煤n momento acabar铆a sent谩ndose ah铆, en la oficina gris de las cosas que nunca fueron, entre los ya te lo dije y los yo nunca m谩s.

Sin embargo, un d铆a, el sue帽o conoci贸 a la voluntad, hermana de disciplina e hija adoptiva del valor.

Se gustaron. Mucho. A sue帽o le encantaba la determinaci贸n de voluntad. Y a voluntad le fascinaba que sue帽o fuese siempre un poco m谩s all谩.

El caso es que no debieron de tomar ninguna precauci贸n, porque a los pocos meses, fruto de la relaci贸n, naci贸 por qu茅 no.

En el cole, todos los miedos se dedicaban a re铆rse de por qu茅 no.

A ridiculizarlo. A decirle que no llegar铆a a nada. Que seguro que fracasaba.

Hasta que de pronto, un d铆a, ese por qu茅 no, hijo de sue帽o y voluntad, creci贸 y se convirti贸 en realidad.

Y ahora, cuando la gente ve a sue帽o realizado y cumplido, siempre se pregunta lo mismo.

C贸mo lo hizo?

Bienvenidos a la frontera entre imposible e incre铆ble.

Bienvenidos a CHESTER… NO LIMITS.

Chester Miedo – Introducci贸n

Chester Miedo – Introducci贸n

Qui茅n no lo ha sentido alguna vez.

Qui茅n no se ha escondido bajo la s谩bana con la esperanza de que el monstruo pasara de largo.

Qui茅n no se ha imaginado al Coco, al vampiro o al lobo feroz.

Qui茅n no se ha echado a temblar en el peor momento.

Y a qui茅n no le han fallado las piernas, el pulso… o la voz.

Dicen que todo se acaba pasando.

Pero no es verdad.

Hay cosas que por muchos a帽os que pasen, seguir谩n ah铆.

Como el terror a perder lo que uno ama.

Como la angustia de saberse vulnerable.

O la desgracia de, alg煤n d铆a, comprobarlo.

Tambi茅n dicen que los fr谩giles son los que m谩s fantasmas acumulan.

Pero yo estoy convencido de que es al rev茅s, que igual que no hay fortaleza sin debilidad, tampoco hay valent铆a sin miedo.

Al final, un h茅roe no es m谩s que alguien dispuesto a librar la batalla que todo el mundo dio por perdida.

Bienvenidos al lado oscuro de la esperanza.

Bienvenidos al CHESTER… Miedo.