Mariano, tenemos que hablar.

Publicado el miércoles, 07 de octubre de 2015, en ElPeriódico.com.

Captura de pantalla 2015-09-03 a la(s) 19.21.55“Una cosa es hablar con todo el mundo y otra es hacer lo que todo el mundo quiere que tú hagas”. La frase, textualmente transcrita, no la dijo cualquiera. La pronunció hace unos días el presidente del gobierno de un estado de derecho presuntamente democrático. Y tampoco la dijo en su círculo de amigotes tras unas birras, la pronunció en Antena 3, cadena nacional y en prime time, es decir, delante del pueblo, delante precisamente de “todo el mundo”.

Mariano, tenemos que hablar. Para empezar, estar dispuesto a hablar con todo el mundo no es que sea un favor que le estás haciendo a nadie, es que se trata de tu trabajo, tu obligación y si me apuras, debería haberse convertido ya en tu credo, tu religión. Justamente para eso te contratamos los españoles. Así que te agradeceríamos que no lo esgrimieses como si fuese un don divino de estadista cada vez que se te pregunta.

Mariano, tenemos que hablar. Pero hablar de verdad. No me vale que nos digas que estás dispuesto a hablar siempre y cuando no sea sobre determinados temas. Gobernar es rectificar, decía Confucio. Y hablar con otro es ante todo escuchar, añadió un tal Quoist. Si sumamos el sentido de ambas frases, entenderás por qué tu disposición al diálogo no es más que una farsa, una mentira, bla bla bla de bienqueda, postureo electoral.

Un diálogo no es tal si una de las dos partes manifiesta abiertamente que jamás cambiará de opinión, si no lo inicia dispuesta a rectificar. El diálogo se transforma entonces en dos monólogos simultáneos y solapados, que desembocarán como mucho en un debate televisado entre dos tertulianos, pero jamás a un diálogo político con resultados tangibles y prácticos para el ciudadano. De ahí el triunfo de los partidos nuevos, de ahí que nos hayamos hartado de la gente que no se escucha, de ahí que estemos tan cansados del y tú más.

Y es que sobre todo, Mariano, tenemos que hablar porque en “hacer lo que todo el mundo quiere que tú hagas” consiste precisamente la esencia de la democracia. Ni siquiera hace falta que lo quiera todo el mundo. Basta con que lo quiera la mayoría de un parlamento, ya sea español, o catalán. Así que si no te sientas a hablar justamente sobre esos temas que evitas, ya no eres apto para tu puesto de trabajo, y francamente, tampoco lo es Mas. Los catalanes que no estuvimos ni a un lado ni al otro del plebisfail nos hemos sentido desamparados, refugiados ideológicos en nuestra propia casa, huérfanos de un diálogo del que sentirse orgullosos, ya no digamos de alguien que nos pueda representar.

Mariano, tenemos que hablar. O mejor dicho, si no lo has hecho hasta ahora déjalo, porque algo me dice que muy prontito ya nos vas escuchar.”

¿Quieres recibir artículos como éste en tu buzón de e-mail? www.ristomejide.com



Categorías:Artículos, Contra, El Periódico de Catalunya, Risto, Risto Mejide

Etiquetas:, , , ,

3 respuestas

  1. Impecable, como de costumbre.

  2. No se puede ser más claro y contundente. Muy bien dicho! Hace tiempo que pienso que en España no se sabe hacer política. Para ser político lo primero que se necesita es saber escuchar y saber lo que significa diálogo. Y por supuesto, ser más humilde.
    Gracias por tus artículos, un placer leerlos.

  3. Molt bo! Com sempre.

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: