Risto Mejide: ‘Ser famoso es una mierda’ – El Mundo

‘COLECCIONO LAS CRÍTICAS’, ASEGURA

MADRID.- Suena el teléfono. Número desconocido. Es Risto Mejide. “El éxito es la excepción que confirma el fracaso”, sentencia. Es su última respuesta a una pregunta que no había contestado media hora antes. Su cerebro genera eslóganes sin parar. El último producto de este “hombre anuncio”, un libro: ‘El pensamiento negativo’ (Espasa). “Es una vomitada”, reflexiones sobre una larga lista de fracasos entre los que no podía faltar ‘Operación Triunfo’.

Pregunta.– ¿A quién le interesa lo que usted piense?

Respuesta.– A la gente que se siente orgullosa de sus miserias y sus fracasos.

P.– ¿Es consciente del rechazo que provocará?

R.– Los buenos productos son los que producen reacciones a favor y en contra. Las críticas me gustan y las colecciono en casa. Lo peor que puede pasar es dejar indiferente.

P.– ¿Qué insulto se dedicaría?

R.– Oportunista, chulo… todos los insultos que he recibido tienen algo de cierto. Jugando la baza que juego, sería incoherente no aceptarlos.

P.– En los desagradecimientos recuerda a quienes le pegaban en la escuela, ¿era usted el delegado?

R.– No, pero que te quiten el bocadillo es una experiencia vital importante. Para ser verdugo antes hay que ser vícima.

P.– Cuenta que se tiró encima un mueble bar. ¿Eso lo explica todo?

R.– El golpe explicaría muchas cosas. Me he tirado todo lo que me quería tirar. Paso una etapa tranquila.

P.– ¿Está en la ‘tele’ porque se trabaja menos?

R.– Desde luego, aunque lo compagino con mi trabajo como publicista y en el último año no he parado.

P.– Ha ejercido de actor en ‘Los Serrano’. ¿Tantas cualidades tiene?

R.– Soy el peor actor del mundo interpretando a Risto Mejide.

P.– ¿Entonces el de las galas de ‘OT’ es usted o un personaje?

R.– Es una parte de mí. Simplemente he utilizado sobre Risto Mejide herramientas de marketing.

P.– Dice que ha impartido clases en la universidad sin tener “ni puta idea”. ¿Le ha ocurrido como jurado?

R.– Me pasa constantemente. En mi profesión los que más triunfan son los que menos idea tienen.

P.– ¿Por qué sólo triunfó usted en la pasada edición de ‘OT?’

R.– Los triunfitos tuvieron más minutos, pero yo aproveché para impactar lo máximo posible. OT es otro fracaso: mi gatillazo más público.

P.– Pero le hizo famoso…

R.– Ser famoso es una mierda. Llevo un mes y medio dando vueltas por España.

P.– Como jurado, ¿que le diría a Chikilicuatre?

R.– Sorprende y es diferente. Es lo adecuado para vender su producto.

P.– ¿Y Eurovisión?

R.– Eurovisión es una frikada.

P.- ¿En el libro no ha habido hueco para Kike Santander, el director de la Academia de ‘OT’?

R.- Es alguien que no me ha afectado, así que no debía incluirlo.

P.- ¿Disfruta con el fracaso?

R.- Todos acumulamos muchos más fracasos que éxitos. Todas las relaciones sentimentales han sido un fracaso menos la última. El tío al que nunca le han dejado le falta algo y también tiene su lado bonito refugiarse en casa a escuchar fados o blues.

P.- ¿Hay algo de masoquismo?

R.- No, pero me encanta sufrir con las relaciones sentimentales. Eres lo que eres gracias a tus fracasos.

P.- ¿Ha creado escuela en lo de llevar el protagonismo al jurado?

R.- Cuando algo triunfa, todo el mundo saca clones hasta que se quema.

P.- ¿Hay talento en España para tantos ‘realities’?

R.- Desde luego que no. El mercado se encargará de regularlo.

P.- ¿Se siente más cómodo entre enemigos?

R.- Mis mejores amigos son mis mayores enemigos. España está llena de gente que se cree que sabe cantar y no tiene buenos amigos que le hayan dicho “tío, eres un ‘friki’, no vayas al ‘casting’ a hacer el ridículo”.

P.- ¿Cuál es su trabajo ideal?

R.- El mío, el de publicista. Por ello, renuncié a dedicarme a lo que había estudiado (Dirección de Empresas).

P.- ¿Es feliz?

R.- Lo de la felicidad es una patraña. Puedo decir que estoy cerca de ser el único dueño de mis propias expectativas, que es bastante difícil.

P.- Su nombre, ¿es lo más real de usted?

R.- Finlandia está llena de Ristos, pero sólo hay ocho Mejides en el mundo. A mi bisabuelo le cambiaron el apellido en el registro, como a Letizia.

P.- Escribió una serie de televisión…

R.- Sí, en Estados Unidos. Era una especie de ‘CSI’ para publicistas pero se convirtió en otro fracaso más. Aunque tuvo su lado positivo, como salir de copas con el hijo de García Márquez.

P.- En el libro recuerda gratamente la actuación de la cantante Sabrina en Nochevieja, ¿qué otros momentos televisivos le han marcado?

R.- Me encantó Umbral y su libro. También Camilo José Cela y su palangana. Deberían hacer un programa tipo ‘show’ sólo con escritores.

P.- Usted formaba parte de un grupo de música. Mirando hacia atrás, ¿cómo se valoraría como jurado?

R.- Me nominé a mí mismo porque decidí irme y dejar el grupo, que se llamaba Om. Tras mi salida, los dos compositores de la banda triunfaron.

P.– Hablando con Britney Spears, descubrió que ella era más lista que usted. ¿Quién ha sido la Britney Spears de esta entrevista?

R.– Me reservo la respuesta. Tengo que esperar a verla publicada.

Vía Risto Mejide: ‘Ser famoso es una mierda’



Categorías:Entrevistas

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: